martes, 8 de julio de 2014

Un ciervo cazado ya no es un ciervo

Denys Finch Hatton

Hola.. hoy os muestro una vista del continente diminuto a vista de pájaro… o quizá desde el avión de Denys Finch Hatton. El aviador volaba de una punta a otra de África, al igual que algunas intrépidas aviadoras como Beryl Markham (os recomiendo vivamente su precioso libro Al oeste con la noche, una crónica magistral, de gran calidad literaria, de los años que pasó la autora en África). La valentía y el amor al peligro de estos pilotos verdaderamente nos causan asombro. Debemos tener en cuenta que en aquellos años (primeras décadas del siglo xx) existían en el continente africano amplias zonas sin explorar, de modo que constantemente sobrevolaban parajes jamás transitados por el hombre blanco (afortunadamente para la vida salvaje). Lugares en los que un aterrizaje forzoso podía significar la muerte lenta a miles de kilómetros de cualquier forma de ayuda.

Desgraciadamente, tengo que comentar que el objetivo frecuente de estos vuelos era la localización de animales para su caza indiscriminada, lo que arroja una sombra siniestra sobre lo que podía haber sido simplemente una gesta valerosa y llena de belleza. Visualizados así, desde el aire, los elefantes, leones y otros seres vivos no tenían recursos para escapar de algo que la naturaleza, durante cientos de miles de años de evolución, nunca había introducido en sus vidas, como es una amenaza desde el aire. Amenaza sin piedad alguna: los pilotos avistaban las manadas y daban a conocer su paradero exacto a los ávidos cazadores llegados de todo el mundo para matar; por deporte, por moda, por status social, por simple estupidez.

En esta desigual y cruel contienda, los animales tenían todas las de perder. Con la ayuda inexorable de la tecnología (circustancia que se repite desgraciadamente en cuanto se levanta la veda en cualquier lugar del mundo) el cazador arrebata la vida a su víctima haciendo uso de recursos para los que el animal está indefenso, matando a seres inocentes que tienen una vida única, unos lazos familiares, unas emociones compartidas, una memoria e incluso una cultura transmitida de generación en generación, como en el caso de los elefantes.

Pero todo eso lo desprecia el cazador, preocupado únicamente en guardar una cabeza seca,  sin vida, polvorienta y con ojos de vidrio, como testigo forzoso y ya definitivamente mudo de su bárbara hazaña.

Como decía magníficamente el poeta surrealista francés René Char, «un ciervo cazado ya no es un ciervo, es un animal muerto». Os recomiendo la lectura de sus poemas.

En los primeros años del siglo xx, eran numerosas las cacerías africanas de los ricos europeos y norteamericanos. Bueno, no ha dejado de ocurrir, recordad la lamentable cacería del ex rey de España, con ese bello elefante desinflado como un muñeco tras él, apoyado contra el tronco de un árbol en una absurdo intento de hacerle recuperar el esplendor que sólo su corazón latiendo podía otorgarle. Y me duele poner esta foto por la indiferencia al sufrimiento que delata, por la arrogancia estúpida de los cazadores, pero es que no debemos olvidarla.

Aún hoy, cazar en África es básicamente una actividad de ricos ociosos, deliberadamente ignorantes de la riqueza que supone la vida de un animal, de sus condiciones de supervivencia (muchos, amenazados de extinción). También la caza furtiva no ha dejado de esquilmar la poca vida salvaje que va quedando, motivada por la desesperación e ignorancia de los nativos y las lamentables creencias medicinales de los pueblos asiáticos, sin olvidar que en occidente se sigue comerciando con marfil para decoración y joyería.

Como un apunte de esperanza, también la tecnología puede jugar un papel en la salvación de la fauna salvaje, como el uso de Google Earth y drones para preservar la vida de los elefantes africanos, entre otras iniciativas conservacionistas.

Desde que fue descubierto por Occidente, el suelo africano sólo ha padecido la explotación y el pillaje más descarnado. Queda sólo en la memoria colectiva la imagen de lo que fue: un espacio sin límites, lleno de junglas misteriosas con una fauna exuberante, una diversidad de ecosistemas sin igual en el mundo. Un edén salvaje e inexplorado al que intenta rendir tributo esta diminutopía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario